Duarte dejó en el aire la posibilidad de aceptar extradición a México

Duarte podría quedar libre en Guatemala porque PGR no ha pedido su deportación

Guatemala, Guatemala.- Javier Duarte se reservó este miércoles el derecho de decidir si acepta o no la extradición para ser juzgado en México.

“No puedo allanarme hasta que llegue la solicitud formal de extradición”, dijo el exgobernador de Veracruz durante su primera audiencia en Guatemala, donde fue detenido el sábado pasado.

México tiene 60 días para presentar la solicitud de extradición. 

Luego de que un juez detallara a Duarte –acusado en México por delincuencia organizada y lavado de dinero– los delitos que la PGR sigue en su contra, el exgobernador de Veracruz se reunió con sus abogados de oficio para tomar una decisión durante un receso a la audiencia.

Al regresar del receso, antes de que Duarte informara si aceptaba o no la extradición, los abogados de oficio asignados a Duarte pidieron que se le permitiera a su abogado en México fungir como asesor durante la audiencia, solicitud que les fue negada.

Durante la audiencia de este miércoles también se analiza dónde permanecerá detenido Javier Duarte de Ochoa

Las autoridades guatemaltecas habían dicho que si Duarte aceptaba su extradición a más tardar en 10 días estaría de regreso en México. 

Sin embargo, el subprocurador jurídico y de asuntos internacionales de la PGR, Alberto Elías Beltrán, dijo este martes que el proceso de extradición de Duarte podría tardar “de seis meses a un año”. 

La PGR tiene 60 días para presentar el pedido y hará lo posible para que el proceso se efectúe sin “agotar los tiempos”, afirmó Beltrán en una entrevista con Televisa.

“En Guatemala, todas las resoluciones dentro del proceso de extradición son recurribles y vía amparo también, entonces es un proceso que lleva un tiempo”, explicó el subprocurador, estimando que podría llevar “de seis meses a un año”.

En caso de que Duarte, de 43 años, opte por no dar batalla legal, el proceso podría completarse en “dos o tres meses”, precisó.

Beltrán consideró que la fiscalía mexicana cuenta con un caso sólido para juzgar al exgobernante y descartó que éste pueda quedar libre en poco tiempo debido a la gravedad de los cargos que enfrenta.

“Estamos hablando de delincuencia organizada, delitos que van desde 20 a 40 años, y de lavado de dinero u operaciones con recursos de procedencia ilícita que la penalidad es de cinco a 15 años”, afirmó.

Durante la gestión de Duarte (2010-2016), Veracruz se convirtió en uno de los estados más violentos de México, con sangrientos asesinatos por parte de cárteles narcotraficantes, varios casos de desaparición forzada y el asesinato de numerosos periodistas.

Con información de AFP. 

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*