Científico de la UNAM participará en nuevo proyecto de exploración a Marte

Por Fernando Camacho Servín/

Ciudad de México. (La Jornada). El astrobiólogo Rafael Navarro González, investigador del Instituto de Ciencias Nucleares de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), participará en un nuevo proyecto de exploración a Marte, cuyo objetivo es averiguar qué cantidad de agua líquida se puede encontrar ahí, para eventualmente empezar la colonización del planeta rojo.

En conferencia de prensa, el científico, colaborador de la NASA, dijo que se trata de la misión ExoMars, que será lanzada por la Agencia Espacial Europea, con la encomienda de captar y convertir en líquida el agua presente en la atmósfera marciana, mediante un instrumento de exploración llamado HABIT.

Esta sonda llevará un total de 13 instrumentos científicos para hacer un monitoreo del clima, los niveles de radiación y la presencia de agua en Marte, además de perforar un orificio de entre medio metro y dos metros de profundidad, para medir la actividad sísmica de este cuerpo celeste, estudiar los gases del subsuelo y buscar posibles restos de vida.

Navarro detalló que la posible existencia de agua líquida en Marte siempre había sido puesta en duda por la temperatura y la presión tan bajas de dicho planeta, pero la sonda espacial Phoenix Mars Lander descubrió que en el ártico marciano había cristales de hielo que durante la noche se volvían agua líquida y durante el día se congelaban.

En esos cristales, Phoenix encontró la presencia de una sal llamada perclorato, que atrapa la humedad y que de hecho es utilizada por químicos en laboratorios como un material desecante. Por ello, la idea es que ExoMars envíe las sales de perclorato desde la Tierra para ver cuál es su comportamiento en el suelo de Marte y determinar qué tanta agua puede existir ahí.
Un elemento más que hace suponer la existencia del líquido en Marte es una serie de fotos obtenidas por Curiosity” –proyecto en el que también participó Navarro–, en las que se pudieron observar surcos en las montañas de ese planeta.

Lo anterior, afirmó el científico, sólo puede explicarse debido a escurrimientos de agua, un compuesto que puede estar presente no sólo en los polos del planeta, sino incluso en el ecuador, que es su zona más cálida.

Por todo ello, uno de los principales objetivos del instrumento de medición HABIT es determinar cuantos días al año se dan condiciones para que haya agua líquida en ese planeta, ya que de esa forma se puede saber si es posible el desarrollo de bacterias.

Todo lo anterior tiene como fin último calcular la habitabilidad de Marte, ya que la idea de la Agencia Espacial Europea es crear en el futuro colonias de humanos tanto en la Luna como en el planeta rojo.

La misión ExoMars será lanzada en 2020 desde Kazajstán, y se espera que llegue en 2021 a la superficie de Marte, luego de un viaje de nueve meses.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*