Comunicadores piden a Yunes regularizar casas que invadieron en fraccionamiento de Minatitlán

Fraccionamiento El Mariano

Xalapa, Ver. Con la venia del priísta Flavino Ríos, comunicadores de Minatitlán invadieron un fraccionamiento que estaba destinado a damnificados de las inundaciones de 2008, y ahora quieren que el gobierno de Miguel Ángel Yunes les regularice las casas que ocupan ilegalmente desde hace varios meses.

En algunos casos, pese a que están cometiendo un delito federal, los comunicadores le han hecho adecuaciones a las casas que eran para damnificados, las pintaron y las habitan; algunos hasta les pusieron dos y tres pisos.

En un documento enviado al secretario de Gobierno, Rogelio Franco Castán, le piden el apoyo de sus oficios para que el nuevo gobierno “nos otorgue seguridad jurídica y patrimonial con una vivienda que poseemos en el fraccionamiento El Mariano”.

En el escrito se indica que no hay impedimento para atender “esta sentida demanda de los periodistas, que como cualquier otro ciudadano veracruzano tiene derecho a contar con una vivienda digna”.

El documento es firmado por Delfina Hernández Domínguez, encargada de la delegación de la Organización de Comunicadores del Estado AC en Minatitlán, quien marca copia de su escrito a distintas autoridades, entre ellas al gobernador Miguel Ángel Yunes y a la presidenta de la CEAAP, Ana Laura Pérez Mendoza.

Estas viviendas fueron gestionadas después de las inundaciones del 2008 en Minatitlán, para reubicar a los damnificados, no obstante, las autoridades municipales dejaron en abandono ese proyecto y el fraccionamiento nunca se entregó al no contar con servios municipales. El fraccionamiento tuvo un costo cercano a los 30 millones de pesos, y como otras acciones del gobierno de Fidel Herrera Beltrán, fue dinero arrojado a la basura.

Pues al final las casas no contaban con servicios municipales y los damnificados lo abandonaron, además, porque está lejos de la cabecera municipal en donde habitaban.

Los reporteros de Minatitlán, al notar que las casas estaban abandonadas, se metieron ilegalmente, las limpiaron y ahora las habitan, con la esperanza de que Miguel Angel Yunes Linares se las legalice por medio del Invivienda.

Las casas fueron invadidas durante los últimos días del fartídico gobierno de Javier Duarte de Ochoa, cuando los reporteros y sus familias recibieron la autorización del ex gobernador Flavino Ríos, originario de Minatitlán, y del ex director de Tránsito del Estado, Ricardo Orozco Alor.

Entre los que buscan quedarse con una casa están:

Spica López Fuertes
Elizabeth Martínez Cruz
Silvia Angélica Tello Joaquín
Eufracia Amaro Torres
Elsa Yadira Gutiérrez Mateos
Liliana Vázquez Cabrera
José Luis Aguilar Gómez
Guillremo Gutiérrez Arias
Delfina Hernández Domínguez
Gabriel Hernández Gomínguez
Víctor Hugo Gómez Leonardo
Norma Lidia Faranoni Domínguez
Cecia González González
Arturo Torres Martínez
Víctor Fuentes Fermín.
Azalla Lavín López
Paulina Santos Martínez
Pablo Iván Orozco Cartas
María Isabel Gutiérrez Barrientos
Minerva Zárate Ordaz
Angélica Joaquín Hernández
Evelia Gómez García
Alba Judith Gúzmán Flores
Yazmín Cruz Gallegos
José de Jesús López Velásquez
Guillermo Valencia Santiago
Esther Alvarado Vargas
Aaron Arroyo Vivas
Cristal Tapia
Estela Casarín García
Vianey Cruz Calderón
Jorge Alberto Guillén de la Rosa
Rafael Meléndez Terán

 

Comentarios

  1. Así a las bravas, aprovechando información privilegiada, no debe permitirse. Si mañana yo hago lo mismo con que cara me lo deniegan? Qué precedente dejaría contra la ocupación ilegal de las viviendas?
    Y, efectivamente, el periodista tiene derecho a una vivienda, como cualquier otro ciudadano, pero en las mismas condiciones que el resto.
    En lugar de la amenaza velada al gobierno, que reivindiquen ayuda a la vivienda para los ciudadanos con menores ingresos. Si es el caso de alguno de estos periodistas, felicidades, ya la hicieron.

  2. Estos no son periodistas, son mercenarios de la información, gente que siempre ha vivido del sistema, que cobra sin dar golpe en alguna oficina de gobierno, aprovechándose del poder de la pluma, y de la conveniencia de los políticos. El verdadero periodista se debe al pueblo no al político corrupto, el periodismo va mas allá de medio saber redactar una nota, el periodista denunciaría el abandono de tal fraccionamiento para que se pusiera en condiciones de ser habitado por gente que realmente necesite de un techo. Por eso digo estos no son periodistas son aprendices de chayoteros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*