El exceso de colesterol en hígado provoca aparición de tumores cancerígenos

Comer en exceso jamones, embutidos, carne roja de res, cerdo, además de consumir alcohol con regularidad, son causas de colesterol
- en Salud

Ciudad de México.- El exceso de colesterol en el hígado ocasionaría tumores más agresivos en el hígado, de acuerdo a un estudio publicado por especialistas. La presencia de estas sustancias más la presencia de estímulos carcinogénicos –alcohol, tabaco o infecciones por hepatitis B o C– condicionan el desarrollo de tumores hepáticos tempranos muy agresivos.

El doctor Luis Enrique Gómez Quiroz, profesor del Departamento de Ciencias de la Salud de la Unidad Iztapalapa, informó en entrevista que el estudio preclínico efectuado en animales de experimentación mostró que la sobrecarga de elementos grasos condiciona la aparición de ese tipo de enfermedades con más rapidez y fuerza.

Tales condiciones del órgano encargado de la transformación de los alimentos en energía, la síntesis de factores de coagulación y la eliminación de sustancias y desechos tóxicos, por ejemplo alcohol, provocan estrés oxidante –dañino para el ácido desoxirribonucleico (ADN)– un aumento de mutaciones y la desactivación de las proteínas que lo reparan.

Todo esto causa la aparición precoz de lesiones hepáticas y, de manera eventual, de tumores de gran tamaño y alta vascularización, es decir, con vasos sanguíneos que pueden ocasionar metástasis hacia otros órganos, incluidos pulmones y colon.

Cuando tiene diagnóstico de hígado graso, hay mucho colesterol y debe depurarlo, antes de generar tumores en higado, colón, intestino, estómago etc.

El estudio Cholesterol overload in the liver aggravates oxidative stress-mediated DNA damage and accelerates hepatocarcinogenesis, producto de la tesis doctoral en Biología Experimental de la alumna Cristina Enríquez Cortina, consistió en suministrar hasta por ocho meses una dieta rica en sustancias grasas a ratones a los que se inyectó un agente químico iniciador del proceso tumoral, emulando las secuelas por ingesta de alcohol.

Los animales que recibieron esa alimentación desarrollaron más rápido carcinomas hepáticos y registraron, tanto una conducta más agresiva como metástasis a pulmones y colon, en contraste con las consecuencias en aquellos a los que también les fue suministrado el agente químico, pero tuvieron una dieta balanceada libre de colesterol, ya que evolucionaron neoplasias de menor tamaño y número.

El colesterol es un lípido fundamental para la vida y si bien los humanos lo producen en ciertas células, “este proceso está prácticamente anulado gracias a que lo adquirimos en la dieta”, en particular a partir de alimentos de origen animal: carne, lácteos y huevo.

Este elemento de las membranas celulares es necesario en el organismo para la síntesis de sales biliares –indispensables en la digestión– y de hormonas esteroideas que dictan la fisiología diaria, sin embargo, la ingesta elevada de comestibles con alto contenido graso llevaría a la acumulación anómala en el cuerpo, en especial en el hígado, el órgano maestro en la regulación de la síntesis, la distribución y el metabolismo de todos los lípidos.

La dieta es determinante en la producción de colesterol por su hígado. Consumir en exceso huevo, carnes rojas de res, de cerdo, embutidos en todas sus presentaciones, chorizos, salamis, jamones en todas sus presentaciones, quesos de leche entera.

Un hígado graso es el primer paso para el segundo, cirrosis hepática, luego viene el cáncer.

Comidas elaboradas con grasa saturada como pizzas, hamburguesas, tacos, tortas, productos fritos como papas, otras fritangas y demás, así como el elevado consumo de cerveza, vino, alcohol en todas sus presentaciones contribuye a elevar el colesterol de su hígado.

Para contrarrestar el colesterol de tu hígado es importante que cambies tu dieta. Comer más frutas, verduras, hortalizas.Tomar al menos dos litros de agua al día, realizar ejercicio y disminuir la ingestión de café, es básico para ayudar a la salud de tu hígado.

Buscar ayuda para el manejo de la ira, emoción que daña al hígado es importante también. Si siempre estas enojado y estresado, tu mente experimenta tensión y ansiedad y gustas de comer alimentos chatarra, consumo de refrescos y dulces lo que te dañan aún más, lejos de ayudarte.

 

 

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.