Gobernador Yunes pide “que nunca salgan de prisión” policías imputados por desaparición forzada en Veracruz

Los policias detenidos al llegar a Pacho Viejo, se cubrieron la cara/ Foto agencias

Noé Zavaleta/ XALAPA, Ver. (apro).- El gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares, pidió a la Fiscalía General del Estado (FGE) seguir acumulando datos de prueba para que los 19 policías estatales -entre ellos tres mandos- imputados por el delito de desaparición forzada, “nunca salgan de prisión”.

En un mensaje transmitido por Radio Televisión de Veracruz, aseguró que hay “elementos suficientes” que acreditan que estos “policías corruptos” estaban al servicio de la delincuencia organizada.

Yunes Linares resaltó que, “pese a las críticas” contra el fiscal general del Estado, Jorge Winckler, hoy ya están en prisión el exsecretario de Seguridad Pública, Arturo Bermúdez; el exdirector de Prevención y Reinserción Social, Óscar Tirado Sánchez; el exdirector de la Fuerza Civil, Roberto González Meza, así como 16 elementos operativos.

“Mientras lo criticaban injustamente (en alusión a Colectivos de Desaparecidos y prensa), el fiscal trabajaba para acreditar que policías y malos mandos privaron de la libertad y del derecho a vivir a muchas personas”, dijo.

El mandatario estatal admitió que está prófugo de la justicia el exsubsecretario de Seguridad Publica, Nabor Nava Holguín, cuyas casas en Xalapa y Veracruz fueron cateadas ayer. Este jueves, el gobierno ofreció un millón de pesos de recompensa a quien coadyuve a dar con su paradero y aprehensión.

“Hoy tenemos resultados. Hemos dado un gran paso para el restablecimiento del estado de derecho, este gobierno no está al servicio de delincuentes”, presumió Yunes Linares.

De los 16 policías detenidos, la mayoría estaba en activo. Entre ellos, el comandante de la Fuerza Civil, José López Cervantes.

En la sala de “Pancho Viejo”

Afuera de la Sala de Juicios Orales 2, representantes y familiares de los Colectivos de Desaparecidos llegaron para exigir justicia por sus familiares víctimas del delito de desaparición. En el enrejado del inmueble judicial colocaron una veintena de lonas con los rostros de sus seres queridos.

Al frente había entremezclados familiares de los desaparecidos, con aquellos de los policías imputados. Además, había una veintena de policías estatales y ministeriales, así como abogados, periodistas y curiosos, debido al hecho inédito de juzgar a los policías por el delito de desaparición forzada.

Ayer por la noche y hoy en la madrugada, la FGE arrancó una redada de detenciones de policías estatales de Veracruz que serán juzgados por ese delito.

El director de Fuerza Civil, así como los 16 policias denunciados, pudieron negarse a la cacería de seres humanos, pero no lo hicieron/Plumas Libres

Dentro de la Sala de Juicios Orales 2 se ocuparon tres hileras de asientos para los imputados. En primera fila estaba Bermúdez Zurita, Tirado Sánchez y González Meza.

El exjefe de la policía vestía una fina chamarra color naranja. No perdió el temple ni el buen humor. De hecho, sonrió y soltó bromas con sus acompañantes, quienes se carcajearon.

La audiencia inicial fue suspendida por tres horas, pues los defensores de los oficiales se quejaron de que la orden de aprehensión y la carpeta de investigación no les fue girada con la antelación debida.

En el lugar estaban 16 oficiales ataviados con el uniforme carcelario naranja y tres más de blanco, porque las casacas en ese color ya no alcanzaron.

Dentro había 10 reporteros y más de 15 afuera para presenciar, por vez primera, el inicio de un juicio a expolicías por el delito de desaparición forzada de 15 personas, en una entidad donde las cifras marcan más de tres mil 600 personas en esa condición en el sexenio de Javier Duarte.

“Delito muy grave”, dijeron los defensores de los imputados. “Delito de lesa humanidad”, insistió en plática el fiscal Jorge Winckler, quien agregó que, de resultar culpables, los imputados podrían ser sentenciados hasta por 90 años de prisión.

Entre los 16 policías, unos se observaban afligidos, otros desconcertados, los menos con las cabezas cabizbajas.

Afuera, sus familiares lloraban. Violeta Ceballos, pareja sentimental de González Meza, gritaba a las cámaras de la prensa que los oficiales eran “inocentes” y que se trataba de una “prisión política” para aminorar la crisis de seguridad en la entidad.

El exdirector de la Fuerza Civil estaba contrariado. Se quejó con la juez, Alma Leyda Sosa, de que fue detenido con “lujo de violencia” y “sin mostrarle orden de aprehensión” cuando estaba en compañía de sus tres hijos -dos de ellos, menores de edad- y su esposa, en un sitio turístico de Playa del Carmen, en el estado de Quintana Roo. En ese oasis turístico, su otrora jefe -Bermúdez- es dueño del hotel de lujo Artisan.

Afuera del penal de Pacho Viejo, el fiscal Winckler caminó y sonrió a las cámaras, saludó a reporteros, consciente de que, conforme pasaran las horas, sería protagonista en la prensa nacional e internacional por la detención de los policías del sexenio de Javier Duarte acusados de desaparición forzada.

Comentarios

  1. Pinches cínicos están pensando que tarde que temprano saldrán de la carcel, …ojalá en ésta ocasión la fiscalía haga lo que le toca y cumpla lo que dice el Gobernador, que a su vez es el sentir del Pueblo Veracruzano, Justicia. Y les apliquen todo el peso de Ley; Que les den cadena perpetua.

  2. Falta el fisculin que soltaba alos secuestradores diciendo que se violaba los derechos humanos de los verdaderos delincuentes y de paso a edel alvares peña que ,tiene bastente cola que le pisen

  3. Falta David armas es dueño de fraccionamiento de carros y el también sabe de los desaparecidos si no es Qué tal se fugoooo búsquenlo además de los choferes que tenia zuritaaa

  4. Falta Ferrer el violador de la academia donde esta busquen el También tiene que pagar con todo y sus instructores el famoso Chimali el que les decía perros y los castigaba ese También sabe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.