Franco, el secretario mapache

Rogelio Franco hace el trabajo sucio desde la Secretaría de Gobierno
- en Foro libre

Claudia Constantino/ Crónicas Urgentes/

La Secretaría de Gobierno es una dependencia centralizada del Poder Ejecutivo, encargada de coordinar la política interna de la entidad, ejercer la representación jurídica del gobierno del Estado, coordinar los trabajos de las dependencia y entidades de la Administración Pública estatal que indique el propio Gobernador (vaya ambigüedad), en teoría.

Porque en la realidad, desde el 1o de diciembre en que el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares tomó posesión y nombró a Rogelio Franco Castán su titular, como pago a la alianza que le dio el último empujón para conseguir el triunfo, la secretaría, hipotéticamente más importante de toda la administración estatal, se convertía en el lugar idóneo para que el perredista siguiera ganando experiencia como “operador electoral”

Es por todos sabido que el proyecto de Miguel Ángel Yunes no era de dos años, así que desde el día uno de su gobierno, los más cercanos, entre ellos Rogelio Franco, sabían claramente lo que tenían que hacer para que la herencia de la gubernatura resultara en el siguiente éxito.

Muchos cuestionaron la llegada de un hombre como Franco Castán a la Secretaría de gobierno, con su fama de mapache, de porro, sin título profesional que hubo que conseguirle “fast track” con la Universidad Veracruzana, o con Sara Ladrón de Guevara para ser más específicos; por aquellos días, aliada importante del recién llegado gobernador. A estos cuestionamientos, se sumó el escándalo doméstico planeado por su esposa y que tuvo que contener rápidamente.

Hay que contar también la cuestionada amistad y compadrazgo con el anterior secretario de gobierno Erick Lagos, quien por cierto salió muy bien librado de la persecución Yunista a “lo más granado” del Duartismo.  Pero nada, nada importó, el gobernador lo sostuvo, lo respaldó, le quitó los reflectores de encima y procuró que lo dejaran lo suficientemente tranquilo como para que pudiera continuar con el plan.

A la Secretaría, el actual gobernador, le dió una nueva estructura administrativa, con el argumento de que así respondería mejor a la dinámica y orden en la función pública que implementaría y daría certeza y certidumbre jurídica a los actos, planes y programas de gobierno. Algunos leyeron esto como una resta a la importancia del secretario, decían que le había quitado poder.

Por el contrario, creó nuevas áreas administrativas y redistribuyó las competencias de la Secretaría de Gobierno, al tiempo que hacía todos sus cambios, aseguraba que la coordinación, evaluación y responsabilidad del cumplimiento de los programas y proyectos estarían siempre vigilados y evaluados por los titulares de cada una de esas áreas administrativas, para rendir buenas cuentas a la sociedad.

Las cuentas que Franco Castán ha rendido a la sociedad no son en absoluto buenas: Muertos, desaparecidos, levantados, periodistas asesinados, violencia, violencia y más violencia de punta a punta de la entidad. Pero su labor como operador electoral tiene que ser muy satisfactoria para el gobernador. De otro modo no se explica su blindaje.

Desde el pasado mes de diciembre observamos la cara oculta de su labor rumbo a la elección del 1o de julio, ese día nacía el “Frente Democrático Veracruzano” conformado por “la gente” del secretario y que ha recorrido la entidad para promover su “movimiento ciudadano” apartidista que busca unir a todos los grupos que se encuentran dispersos en las diferentes regiones del estado y crear una agenda que aglutine todas sus peticiones, para presentarlas a los políticos de manera conjunta. Es decir, darle jugada a los relegados.

Meses y meses de reunir lastimados de todos los partidos, que se traduzcan en votos para beneficio del hijo del gobernador. Una estrategia sin partido, ni color, que compense los muy pocos votos que un PRD agonizante puede garantizar en la próxima contienda.

Por estos días el titular de la SEGOB anda más activo que nunca, para desgracia de los veracruzanos, no es ocupándose de la seguridad y gobernabilidad de la entidad, sino coordinando esfuerzos y apoyos a sus operadores, apuntalando a sus munícipes en campaña y lo que haga falta para demostrarle al gobernador que no se equivocó al confiar en él; aunque sus funciones no sean tan sólo las del secretario de gobierno, lo que es evidente, es que saldrá con grado como mapache electoral.

Cualquier comentario para esta columna que junta evidencias a: aerodita_constantino@nullhotmail.es

Twitter: @AERODIITA

Comentarios

  1. Ya les comente yunes forma parte de la mafia del poder de salinas que formo los prianistas a esta hay que venderle el voto por 1 millon de pesos estan urgidos de poder ellos venden todo mexico en dolares con nosotros no hay pecsi aceptamos pesos mexicanos y en efectivo

  2. Ya les comente yunes forma parte de la mafia del poder de salinas que formo los prianistas a esta hay que venderle el voto por 1 millon de pesos estan urgidos de poder ellos venden todo mexico en dolares con nosotros no hay pecsi aceptamos pesos mexicanos y en efectivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.