Planeta gaseoso en la zona habitable alrededor de su estrella

Recreación artística de TOI 4633 c, integrante de un sistema solar que contiene una estrella (arriba), una segunda estrella (derecha) y también podría albergar otro planeta (izquierda). (Imagen: Ed Bell para la Simons Foundation)

Se ha descubierto un planeta gigante gaseoso en la zona habitable en torno a una estrella, de un inusual sistema solar compuesto por dos estrellas y quizá otro planeta.

El hallazgo lo han hecho unos astrónomos con la ayuda de voluntarios en el marco de una iniciativa de ciencia ciudadana (la colaboración gratuita de personas sin conocimientos científicos pero que realizan tareas sencillas que consumen mucho tiempo y que son imprescindibles para el avance de la investigación en cuestión).

El equipo de científicos lo encabeza Nora Eisner, investigadora del Centro de Astrofísica Computacional del Instituto Flatiron, adscrito a la Fundación Simons, en la ciudad estadounidense de Nueva York.

La zona habitable en torno a una estrella es la franja orbital donde el calor recibido de ese sol es el adecuado para mantener en forma líquida el agua en la superficie de los planetas que permanezcan allí.

El planeta gaseoso descubierto, llamado TOI 4633 c, es de masa y tamaño similares a los de Neptuno y tarda 272 días en dar una vuelta a su sol.

Esa estrella es, por ahora, la más brillante de entre todas las estrellas de las que se sabe que albergan en su zona orbital habitable un planeta que periódicamente pasa por delante de ellas. Que un planeta, desde nuestra perspectiva visual, pase por delante de su estrella, ofrece una oportunidad muy valiosa de detectarlo. Sin esta circunstancia, en muchos casos resultaría inviable detectar planetas de fuera de nuestro sistema solar.

Es posible, aunque todavía no está confirmado, que exista en ese sistema solar otro planeta, mucho más cercano a la estrella que el planeta situado en la zona habitable. Este otro mundo tardaría tan solo 34 días en dar una vuelta a la estrella y la vida en él sería imposible.

Al ser TOI 4633 c un planeta gaseoso, no puede haber en él vida como la de la Tierra. Pero si ese planeta cuenta con lunas, es factible que alguna de ellas tenga suficiente masa para retener una atmósfera y permitir la existencia de agua líquida en su superficie, un escenario como el que en la Tierra condujo a la aparición de vida.

TOI 4633 c fue identificado por primera vez por voluntarios de ciencia ciudadana en datos recogidos por el satélite astronómico TESS (Transiting Exoplanet Survey Satellite) de la NASA. La iniciativa de ciencia ciudadana Planet Hunters TESS permite a cualquier persona con un ordenador conectado a internet buscar nuevos planetas en los datos del TESS.

Estos voluntarios ayudan a los astrónomos a clasificar los enormes conjuntos de datos, que son demasiado grandes para que los científicos profesionales los analicen por sí solos. Hasta la fecha, el proyecto ha permitido que más de 43.000 voluntarios de 90 países ayuden a catalogar unos 25 millones de objetos astronómicos. (Fuente: NCYT de Amazings)

Comentarios

¡Síguenos!

A %d blogueros les gusta esto: