Miscelánea política

Protesta afuera del ayuntamiento de Altotonga/Fotover
- en Opinión

Que días estamos viviendo en esta dañado y afectado país que es México, las noticias, editoriales, comentarios siguen mostrando una catástrofe, seguimos inmersos en las malas noticias, en las sorpresas políticas, en los desvíos de miradas por temas nuevos y además sumarle las notas internacionales que unas afectan a México y otras simplemente nos haces ser solidarios.

Los acontecimientos sobre el tema de narcotráfico y lavado de dinero que nos llegó de EUA,  las noticias del fallido huracán Franklin y por otras noticias se dejó descansar el tema de la corrupción de los pillos exgobernadores de Veracruz y Quintana Roo a ver si con estos desvíos de reflectores no se nos pelan otra vez.

Lo grave y penoso de los asuntos que han sido noticia internacional y nacional es que sigue imperando la corrupción, la impunidad, la falta de investigación y la falta de democracia, situaciones que afectan la vida diaria de las personas, sea el país que sea, afectan a la humanidad, no olvidar que vivimos en una época de mundialización económica-social-política y cultural, así que nada nos es ajeno.

Los retrocesos que vivimos en México, aunque nos quieran vender espejitos, en lo económico es que no avanzamos lo esperado y lo necesario, el gobierno no puede con el paquete. La delincuencia sigue ganando terreno, los homicidios aumentando como en Veracruz, Colima, Ciudad de México, el robo a personas y casas habitación aumenta, robo de gasolina sigue, la incapacidad gubernamental está a la vista, pero eso sí el PRI ya abrió sus puertas a la ciudadanía, quieren tener candidatos ciudadanos de prestigio, la razón porque ellos no tienen hoy esos perfiles, veamos a Lozoya gran amigo de Peña, por ejemplo.

Otro ejemplo de la corrupción y que no provocó una tragedia humana por gracia de Dios fue el accidente provocado en el periférico de la Ciudad de México pues una viga de varias toneladas de peso se desplomó del flamante segundo piso de López Obrador, que por cierto puso a partir del 2005 como información clasificada su costo y forma de construcción por 20 años. ¿A qué le temía en ese momento?

Y por lo menos para un servidor y otras personas lo más indignante del momento es la falta de carácter del gobierno para poner en su lugar a los estadounidenses, nuevamente nos faltan el respeto, nuevamente manifiestan su coraje contra México, no es posible tolerar el tipo de discurso del líder negociador gringo para la revisión del TLCAN. Sabíamos del tema por lo manifestado desde siempre por Trump, pero la verdad se esperaba otro tipo de discurso al inicio que pudiera favorecer un acuerdo trilateral en el que todos ganemos, pero no fue así.

A los estadounidenses se les olvida que ellos ganan mucho con México, se le olvida que no nos tratamos igual, por ejemplo para entrar a EUA necesitamos visa pero ellos entran a México como si nada, mal hecho debemos dar el mismo trato, ellos ponen mensajes precautorios para sus ciudadanos que viajan a México, nosotros no lo hacemos y allá también hay delincuencia, hay locos asesinando masivamente, hay robo creciente de armas de fuego, hay drogadicción, hay peligro por los grupos de ultraderecha y fascistas racistas, el gobierno de México callado, eso es tener pocos pantalones. Ya basta queremos respeto y trato de igual a igual.

Por eso hasta el domingo debemos estar muy pendientes de los avances primarios en los resultados de las pláticas negociadoras del TLCAN y esperando que la política económica de México sea fuerte para mantener la estabilidad cambiaria. Defendiendo lo nuestro.

Por otro lado, en Europa sigue el terrorismo, hoy fue España concretamente Barcelona seres humanos inocentes víctimas de locos producto de la intransigencia, de la intolerancia, de fanatismo. Venezuela ya ni se diga caminando a pasos agigantados a una revolución que pare las locuras de un dictador populista que da clases a políticos mexicanos que lo exhiben como héroe, nos alejamos de los valores éticos humanos para caer en lo peor del ser humano.

Es el momento de retomar el humanismo, entender que toda actividad debe tener en el centro al ser humano, tener un respeto por los demás delante del amor propio hoy nos queda repensar a México y al mundo, nos queda la ambición de construir una vida más justa, nos queda la libertad y hablar de democracia, pero sin callar al pueblo.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*