El fuchi de la 4T a la ciencia

- en Opinión

El domingo 5 de mayo de 2019, la columna de trascendidos «bajo reserva» de @El_Universal_Mx tituló «El fuchi de la 4T a la ciencia». El diario puede opinar lo que quiera sin más límites que los establecidos en los artículos 6º y 7º constitucionales, pero en materia de información debe perseverar «en el desempeño de sus tareas con un elevado sentido de responsabilidad y (cumplir) con su obligación ética de veracidad en el contenido de sus informaciones e investigaciones» como apunta su propio Código de Ética. No ha sido el caso, al menos, en esta ocasión. Veamos.

Primero. @El_Universal_Mx infiere que el gobierno federal no tiene compromiso con la ciencia en virtud de que «sólo dedicó ¡cinco renglones! a explicar sus planes en el desarrollo de la ciencia en el país». Esa afirmación es una verdad a medias que se aleja por entero de la «veracidad» que pregona el diario. De entrada, aceptando sin conceder que efectivamente sólo fueran 5 renglones, la metodología que utiliza @El_Universal_MX para medir si 5 renglones son muchos o son pocos es muy relativa. ¿Si fueran 100 cuartillas sería mejor? ¿Lo cuantitativo es por definición mejor que lo cualitativo? Si ese fuera el único criterio metodológico para medir si es suficiente o no, qué bueno que @El_Universal_MX no se dedica a la ciencia, pues hubiera reprobado, de entrada, a Albert Einstein cuya tesis doctoral fue de sólo 24 páginas (https://www.science20.com/rational_mystic_amateur_astronomer/graduation_time_remembering_ensteins_dissertation) y para nadie es un secreto que Einstein es una de las figuras más relevante del desarrollo científico con su teoría de la relatividad y quien ganó el Premio Nobel.

Segundo. Es falso que en el Plan Nacional de Desarrollo (PND) sólo se dediquen 5 renglones al rubro de ciencia y tecnología.

Es importante señalar que la política pública de ciencia y tecnología se ha enriquecido y ha generado un parteaguas al pasar de un departamento estanco o área aislada en lo etéreo y el academicismo sin aplicación práctica a una herramienta de investigación aplicada dirigida a coadyuvar a la solución de los grandes problemas nacionales en los más distintos rubros. De ahí, por su transversalidad, la ciencia, la tecnología y las humanidades aparecen a lo largo del PND. Ello refleja que la ciencia y la tecnología no son más un añadido políticamente correcto, pero sin claridad en el qué y en los cómos. Por supuesto, cada quien puede seguir investigando el tema de su particular interés, y qué bueno que se ejerza la libertad de cátedra e investigación, pero no con cargo al erario que debe estar orientado a satisfacer el interés público. En los programas sectoriales que son posteriores al PND se verán las líneas desarrolladas de los principios programáticos del citado PND. Es muy probable que @El_Universal_MX haya sustentado sus dichos de la lectura de la parte introductoria del Plan no del texto completo que está publicado en la Gaceta Parlamentaria de la Cámara de Diputados, en cumplimiento a lo previsto en el artículo 5º de la Ley de Planeación. (y con esto aclaro que no hay dos PND sino uno sólo).

Tercero. La citada columna añade, además, que la directora de @Conacyt_Mx no recibe a académicos. Hasta donde sé, ha recibido al menos a todos los colegas que conozco, quienes la han buscado. Estoy convencido que es la directora más cercana a la comunidad con un genuino interés de servir que ha pasado por esa entidad. En todo caso, habría que señalar que @ElenaBuylla no es la encargada de la oficina de orientación y quejas ni la responsable de la oficialía de partes del @Conacyt_MX. Es la directora de una institución en donde existen distintos servidores públicos con diversas atribuciones que pueden orientar y/o resolver problemáticas particulares de la comunidad científica, tecnológica y de humanidades.

@evillanuevamx

ernestovillanueva@nullhushmail.com

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.